Patchwork

Patchwork 2017-01-16T21:25:58+00:00

La colección de tapices de patchwork está formada por 8 Quilts.

Detrás de este regalo para la contemplación y para el corazón hay más de 2.300 personas de manera directa y cientos de colaboradores de países de los cinco continentes y de toda España.

  • El quilt de los corazones con sus nombres bordados fue montado en Madrid con aportaciones de la Asociación Internacional de Patchwork. Este tapiz, tras ser ofrecido insistentemente al Ayuntamiento de Madrid, fue finalmente donado a la Asociación en un dulcísimo acto de ternura.
  • Tres quilts son fruto de la campaña “Un árbol in memoria”, lanzada y dirigida desde Almonaster La Real (Huelva) por Mirvia Aranda y cuyo destino era: la estación de Atocha (El árbol), El pozo (La mano) y Sta. Eugenia (El paisaje). En el mismo proyecto se elaboraron otros quilts que fueron subastados para financiar unos talleres de “Patchwork por la paz” en Madrid, de noviembre a marzo, cinco de ellos forman parte de la colección.
  • Los dos tapices de las manos blancas sobre colores de la bandera española fueron donados por la Asociación Francesa de Patchwork que colaboró activamente en el resto de los tapices.
  • El quilt de los 192 corazones sin nombre fue iniciativa de la Asociación Española de Patchwork en Barcelona, dirigido por Margarita, y cuyo destino era la estación de Sants en Barcelona.
  • El quilt de las flores para las víctimas del terrorismo de Madrid fue donado por la Asociación 13 de febrero, 1945 Dresde.

Algunos de estos quilts, al no poder hacerlos llegar a su destino inicial, nos fueron donados en un maravilloso acto, engalanado por la música celestial de la orquesta de Aracena, en un concierto digno del más exigente de los oyentes, y con el calor de la gente de la sierra de Aracena, el día 20 de mayo de 2005.

La sabia que corre por esos árboles es amor, el tacto de esas manos generosidad, los corazones laten dulzura y toda esa gente nos halaga con la voz de la esperanza.

Gracias, un millón, a esas manos de ternura que manejaron las agujas de la solidaridad, que cortaron con las tijeras del cariño las telas multicolores, que enhebraron hilos de miel para confeccionar esos dulcísimos corazones, que bordaron con zurcidos de paz, para inmortalizar en belleza los recuerdos más amados.